Mario sin palabrios

Y entonces me quedé sin palabras.

Estaba tirado en esa calle, la número 207 cuando me di cuenta de que ya no tenía ni una palabra ni una letra donde poder hacer aterrizar mis mejores poemas.

Me llamo Mario y soy algo así como un escritor. Y digo algo así porque hoy en día no hay nada seguro pero al menos aseguro que algo soy. Llevo todo el día buscando por mis cajones, por mis emociones, por los rincones y no encuentro una sola letra que termine este poema. No encuentro la estúpida palabra que le de vida a este sin sentido. Así que salgo a pasear. Pensando en la última frase escrita:

lo dedicaron todo a la bienvenida

Me decido andar sin rumbo fijo. Hacia ninguna parte, dando tumbos. Las calles me suenan y a la vez me confunden, es extraño. Estoy realmente perdido en mis entrañas, recordando los versos que me dediqué esta madrugada y que no supe finalizar y se quedaron en esa hoja blanca.

Estos balcones son parecidos a otros que ya vi una vez y esta historia tiene que tener un final. Pero creo que estoy lejos de casa y no se volver a empezar. ¿Por qué cojones no se terminar esa historia? Y lo peor de todo es que así no puedo empezar otras. Necesito que ese final esté escrito en un punto y a parte y sentir que se cierra la tapa de este capítulo.

¿Dónde estoy ahora? No se como dando vueltas he llegado, pero he picado al timbre; Ha salido ella y solo con su sonrisa ya me ha dado las últimas palabras:

lo dedicaron todo a la bienvenida…

Y nunca tuvieron despedida.”

537390_JUQA54Q42AZCN18BZDEQDJFB3HCIUE_49621g_H075327_L

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s