Y descubrí el tiempo

Y fue en un día cualquiera,

que me puse a escribir

sobre tormentas y mareas.

estaba sentado en mi copa,

y tu sin ropa,

te codeabas en la ventana

tras las gotas.

No existía el tiempo,

ya lo dije.

No existía el tiempo.

Repetí.

Estábamos sentados en copas,

y los dos sin ropa.

Nos codeábamos con el tiempo

y sus derrotas.

El respeto lo perdimos,

cuando nos miramos

y nos dijimos,

todo lo que está prohibido.

Y los pájaros no salían,

los pájaros no salían.

Nadie quería llevar al viento

nuestra utopía.

Y te miré tras la ventana.

Hacía frío o eso creía.

Hablabas de tormentas,

pero eran tormentas de agonía.

No existía el tiempo.

lo sé.

No existía el tiempo.

Pensé.

y allí nos encontrábamos.

entre nubes de ideas.

demolidas por bombas

que más tarde usaríamos.

Tic, tac,

tic, tac

Y no existía el tiempo.

Me creía.

Tic, Tac

Tic, Tac

Los prados se convirtieron en verde,

tus ojos se convirtieron en árboles.

Mis labios se convirtieron en héroes.

y tus manos en canciones.

Saltar volando,

correr gritando.

Te miré desde lejos

parecía un video: está rodando.

Subió como la marea,

pero no como melendi

sino de otra manera,

como más sincera.

Estuvo cerca,

pero nunca tan lejos.

Estuvo entre ellas,

pero nunca fue un espejo.

Fue más bien un sueño.

Llovía y yo inmerso.

Tic tac,

sonó el despertador

y se hizo el tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s