El decalaje en tu piel

Cuando me encierro,
suscitando el mayor de tus pecados
hecho trizas en un papel pintado:
soy tu perro.
Y no pretendo que me correspondas,
que me llenes de vida,
ni que seas mi salvavidas.
Simplemente quiero que me hagas sombra.
Que me llenes cual luz estelar,
cual bóveda entre tu mal estar
y todo lo que nos hace volar
sin ninguna razón obvia.
Quiero guardar comparecencia,
en el paradigma normativo
de ser administrativo
y a la vez tu tentación más selecta.
Ser el receptor de miradas
furtivas o salidas de tono
que no necesiten monóculo,
y se alimenten de palabras mal sonadas.

Y que después de todo ese drama
me permitas ser la plusvalía
que se postula ante todo lo deseable;
como un humilde vagabundo pidiéndote pan.

Para que cuando otro venga a comparecerte,
tu baremo ya sea sencillamente:
inalcanzable.


@seexymeero640px-abbaye_de_fontenay-eglise

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s